martes, 18 de marzo de 2014

[Reseña] Cuatro gatos solitarios maullan sobre los tejados: Cat street

Empieza la primavera y con ello hay nuevo diseño en el blog, una nueva cabecera y un poco de color menta en el fondo con lunares blancos. Había pensado en el algunas flores, pero ninguna se ajustaba al diseño que quería, así que mejor opté por este diseño simple y colorido.
Siguiendo con el estreno de la temporada primaveral, aprovecho para comentar que he estado leyendo a un ritmo más decente que el del año pasado, me siento capaz de leer muchos mangas más que en 2013-2012 y poco a poco creo que superaré el reto de Luka de 2013 (pues no quería poner el nuevo reto, sin haber cumplido el anterior).

Entre las últimas lecturas se encuentra otra obra de Yoko Kamio, de quien adoro su obra  Hana Yori Dango, y que al tener en lista de espera junto a mi buró los tomos de Cat Street me decidí, una vez empezado la serie no pude resistirme a su voraz lectura.

Título: Cat Street
Autora: Yoko Kamio
Año: 2005
Revista: Betsuma
Género: Shôjo, drama, vida cotidiana
Editorial: Planeta (Shueisha)
Tomos: 8 volúmenes (serie) 


Argumento: Keito Aoyama era famosa. Cuando era pequeña, era una de las actrices más conocidas del panorama, hasta que un terrible incidente la traumatizó y se apartó totalmente del resto del mundo. Ahora tiene 16 años y ha entrado en una escuela nueva, un instituto especializado en chicos con problemas de sociabilidad. ¿Conseguirá Keito recuperar la autoestima y convertirse en una chica feliz?

Opinión: Después del macro éxito de No me lo digas con flores (Hana Yori Dango), Yoko Kamio se había quedado en un largo descanso, y es hasta Cat Street que la autora nos demuestra con frescura que no está para nada oxidada en el oficio de hacer manga.
Kamio nos plantea la historia de Keito una chica con un talento destacable y bien cultivado para la actuación y el baile desde pequeña, pero que debido a un sinsabor en su primer papel protagónico queda traumatizada y encerrada durante años en su habitación, sin mantener contacto con nade y padeciendo bajo la bota del miedo.
Lo interesante de Cat Street es que no sólo Keito sufre, no sólo Keito llora, hay otros personajes que también son rechazados por su forma de ser o bien por sus errores, en una sociedad en la que no se perdonan las diferencias ni las equivocaciones y que bien puede aplicarse a todas las sociedades actuales.
La autora vuelve a dar un paseo por el jardín de las emociones, y no nos deja indiferentes sino emocionados, hace que el lector sienta empatía por los personajes, sus situaciones y su desarrollo personal a lo largo del manga.
El dibujo es limpio, sencillo, y directo, se aleja del preciosismo de los mangas shojo habituales. Los personajes tienen sus propias características físicas y es fácil distinguirlos a unos de otros. Además trabaja bien el diseño de vestuario urbano para sus protagonistas. Sus fondos son más bien planos y simples, no ahonda en grandes escenarios y la atención se centra más bien en planos directos sobre los cuerpos y expresiones faciales de sus personajes.
Una cosa interesante acerca del título del manga, es la bonita metáfora de los Gatos callejeros que se reúnen a pesar de su soledad en un mismo tejado, por las noches,
El manga avanza con legitimidad y a paso constante en los temas de la amistad, la autoestima y la fragilidad del ser humano ante sus miedos, sin embargo en algunos de sus últimos tomos tiene una caída en cuanto al argumento y uno de los personajes protagonistas queda en segundo plano para dar cause a la pareja de enamorados, además de meter a unos desconocidos a hacer una de esas fechorías que tanto le gusta a Yoko Kamio que perdonen sus protagonistas mártires, pese a eso, no es gran cosa y merece la pena la lectura completa del manga.
Para finalizar incluye una historia extra donde Momiji (la chica Lolita) nos cuenta su camino del lazo y nos muestra que para todos hay oportunidad en el amor, sólo basta dejar los prejuicios de lado, (esta historia me pareció curiosa ya que el personaje también es discriminado por su particular forma de vestir y de repente ella se ponen del lado de los que juzgan a los que son distintos o_O!).

En lo que respecta a la edición de Planeta, esta es sencilla de papel de poco gramaje, en papel tipo reciclado, lo cual es bueno en relación al costo del manga y cuenta con sobrecubiertas, podría incomodar a quien busque un tomo con más ornamentos, pero es apto para quien desea disfrutar de la historia a un buen precio.

Conclusión: Cat Street es un manga cálido, con el que inevitablemente uno empatiza con los personajes, y aunque en algún que otro tomo se sale del camino, al fina la valoración de la obra es favorable, si te llama el tema de la superación personal y la amistad, este es tu manga. No dejarás de leer hasta acabar. Si lo tuyo es más bien el romance esta obra podría no ser lo que esperas.

Humor: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario